CLUB ATLETAS CANINOS 2.0




Vaya al Contenido

Menu Principal:

Dirofilariosis canina

Artículos > Rincón veterinario

Dirofilariosis Canina

La Filariosis canina es una enfermedad parasitaria, producida por Dirofilaria immitis . Tambien se la denomina, enfermedad del gusano del corazón .

La transmisión de la filariosis ocurre indirectamente a través de mosquitos de los géneros Culex, Anopheles y Aedes los cuales constituyen sus hospederos intermediarios y sin los cuales las microfilarias no pueden desarrollarse . No se conoce que otro vector pueda participar en el ciclo de vida de este parasito , por lo que la incidencia de la enfermedad depende directamente de la densidad de mosquitos transmisores, del número de picadas que ellos puedan efectuar y de las condiciones de vida que tengan los animales, ya que los perros que viven en zonas de riesgo tienen mayor probabilidad de contraer la enfermedad .


El ciclo de vida de la Dirofilaria , comienza cuando la hembra de un mosquito pica a un perro infectado que tiene en su sangre las formas más pequeñas y jóvenes del parásito llamadas microfilarias (A).
Estas ingresan al mosquito y experimentan un proceso de maduración donde atraviesan diferentes estados larvarios (de larva 1 a 3). Dicha etapa está influenciada directamente por la temperatura ambiente ya que sólo tiene lugar si ésta es de 27 ºC o más pero se detiene por debajo de los 14 ºC (B). Una vez que el parásito alcanza el estadio de larva 3 se transforma en infectante, es decir que tiene capacidad para contagiar a otros animales y, en raras ocasiones, también al hombre (C)
A partir de entonces, si el mosquito pica a otro perro, considerado como hospedador final porque en él se reproduce, le transmite las larvas y el parásito continúa su evolución, que dura varios meses, hasta alcanzar el estadio adulto (D, E).
En esta etapa la Dirofilaria se aloja en el corazón y en las arterias pulmonares .
Signos
Los síntomas de Dirofilariosis canina en los animales, son un reflejo del número de parásitos y de la duración de la enfermedad.
Siendo los más frecuentes:
tos y dificultad respiratoria, además pueden presentar fiebre, falta de apetito, intolerancia al ejercicio, pérdida de peso.
En general estos síntomas son progresivos durante un lapso de pocas semanas hasta seis meses o más, si el perro no es tratado estos parásitos adultos alteran la circulación sanguínea, causando daños al corazón e incluso producir la muerte del animal.
Por lo general el curso de la Dirofilariosis canina es crónico con un período donde el animal no presenta síntomas, denominado subclínico o asintomático que puede variar de meses a años dependiendo del número de parásitos adultos, de como reacciona el organismo del perro ante la presencia del parásito y del tiempo de infección. Este período asintomático es muy importante ya que los perros están enfermos a pesar de gozar de buena salud para sus dueños.
Tratamiento del dirofilariosis canina
Para ello se usan los adulticidas (melanosomina y tiacertarsamina).
Éste último medicamento ya no se fabrica, pero aún puede ser encontrado. Una vez realizado el tratamiento debe obligarse el reposo durante 4 a 6 semanas, para reducir las secuelas de los efectos del medicamento y el tromboembolismo pulmonar.
El periodo de reposo para los perros de trabajo debe ser aún mayor. Tres o cuatro meses después de debería realizar un análisis para detectar parásitos.
Si en dicho análisis se descubre que todavía existen filarias, habrá que pensar si resulta o no adecuado repetir el tratamiento, dependiendo de la salud del paciente, expectativas de rendimiento y edad.
Una vez realizado el tratamiento adulticida, tres a cuatro semanas depués, se procederá a realizar el tratamiento de las microfilarias .
Los más efectivos son la ivermectina y la milbemicina.
Debido a la gran rapidez con la actúan (3-8-12 horas) pueden provocar efectos secundarios que, aunque leves, deben ser tenidos en cuenta: letargía, inapetencia, salivación, arcadas, defecación, palidez y taquicardia. En general es suficiente con uno o dos tratamientos para acabar con todas las microfilarias.
La zona de Europa con el periodo de riesgo más largo es Murcia.
En Galicia (municipio de Monteventoso) se dan condiciones favorables de transmisión hasta el 11 de septiembre.
Puesto que las condiciones adecuadas para el desarrollo de mosquitos vectores y del parásito en ellos se dan durante una parte del verano, con la actual tendencia de incremento de temperaturas en extensas áreas del centro y algunas del norte de Europa, la dirofilariosis se introducirá en áreas no endémicas de esos países.
Los recientes estudios realizados en diversas partes del mundo indican que la situación epidemiológica de la dirofilariosis es cambiante y evoluciona continuamente, por lo que es necesario mantener la vigilancia y realizar este tipo de análisis periódicamente, incluso en áreas donde la dirofilariosis no se ha detectado previamente. En este sentido, la labor del clínico veterinario es fundamental, tanto para la salud de los animales como de las personas, dadas las implicaciones zoonósicas de esta parasitosis.
Prevencion
MOXIDECTINA , SELAMECTINA , MILBEMICINA OXIMA , IVERMECTINA


Regreso al contenido | Regreso al menu principal <